¿Por qué no lo puedo hacer?

 

1 Corintios 10

 

Este capítulo es una síntesis de los tres capítulos que lo preceden. Pablo habla resumida y claramente de la obediencia a Dios y sus mandatos, y como se relaciona esta con el ejemplo a ser como cristianos. Me encanta la manera amorosa en que Pablo ve la vida, pensando siempre primero en el bien de los demás antes que en el de uno mismo en su manera de vivir.

 

En medio de este pequeño resumen resaltan versículos que considero claves, y que han llamado mucho mi atención.

 

23 Algunos de ustedes dicen: «Yo soy libre de hacer lo que quiera.» ¡Claro que sí! Pero no todo lo que uno quiere, conviene; ni todo fortalece la vida cristiana. … A mí realmente no me gusta la idea de no poder hacer algo, sólo porque otra persona piensa que está mal, 30 pues si yo le doy gracias a Dios por la comida, ¿por qué me van a criticar por comerla? 31 Siempre que ustedes coman o beban, o hagan cualquier otra cosa, háganlo para honrar a Dios.

 

La mayoría del tiempo las personas basan su accionar en las reglas “socialmente aceptadas”, en una moral construida muchas veces por tabúes o apariencias, cuando como cristianos nuestra base siempre debe ser Cristo. La aseveración que realiza Pablo en este capítulo debió haber sido muy controversial para aquel entonces, aun en nuestra era “evolucionada y liberada” dicha aseveración resultaría escandalosa para ciertos cristianos “conservadores”.

 

Mi intención al usar estos términos para calificar a ciertos cristianos o sus creencias, es precisamente poder recalcar que existen estereotipos con los que se marcan a ciertos grupos de creyentes, sino a casi todos. Hemos permitido que la sociedad defina un modelo deformado de lo que es o al menos debería ser un cristiano, ya que al ser seguidores de Cristo, nuestro modelo de conducta siempre debió haber sido él y, sin embargo, permitimos que nuestro modelo se viera definido por la era o quien impartía la doctrina.

 

Como creyentes, debemos recordar que hay un solo modelo y ese es Cristo, hay una sola doctrina y esa es la que se nos ha dado en la Palabra. Si lo que hacemos, creemos o vivimos no honra a Dios y no lo haría Cristo entonces ¿por qué nosotros sí? Recordemos que no todo nos conviene, y que lo que hagamos fortalecerá o destruirá nuestra vida cristiana.

Deja un comentario