¿Cómo están tus fuerzas?

¿Recuerdas el dibujo animado “Popeye el Marino”? A pesar de la variedad de capítulos que este dibujo presentaba, tenía algo en común que sobresalía en todos sus episodios: cada vez que no podía vencer una situación difícil o se sentía debilitado sacaba una lata de espinacas y comía  todo el contenido, recuperaba sus fuerzas y en seguida enfrentaba al enemigo.

Me pareció interesante recordar este personaje, puesto que nos ayudaría mucho a entender cómo el Señor quiere que prioricemos su presencia en estos tiempos. Muchas veces estamos debilitados por las circunstancias difíciles que enfrentamos en el camino, nos angustiamos, lloramos sin saber qué hacer  pero olvidamos buscar a  Dios, quien nos puede dar nuevas fuerzas.

El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” Isaías 40:29-31

¿Cómo podremos ser restaurados y recibir nuevas fuerzas de lo alto? Nuestro cuerpo  se debilita diariamente  y es por este motivo que cada día necesitamos alimentarlo, si dejamos de comer por un tiempo seremos débiles y necesariamente tendremos que consumir alimentos  para que nuestro organismo se restaure. Así también es nuestro espíritu, necesita alimentarse diariamente de Dios, en oración y lectura de su palabra.

¿Te encuentras fuerte o débil espiritualmente? Si estas enfrentando una situación complicada, estás cansado y no tienes fuerzas para continuar, no es tarde para recuperarte y cargarte de energía. En este momento ponte de rodillas, pide perdón al Señor por haberte alejado y para recibir nuevas fuerzas. Después de una plática sincera aparta un tiempo para leer su palabra, porque también Él tiene algo para decirte.

¡Si quieres vencer, recupera las fuerzas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Deja un comentario